Páginas vistas en total

miércoles, 4 de marzo de 2015

LA TRINCA FRESERA


 El futbol llegó a Irapuato en 1911, de la mano de Diego Mosqueda, destacado impulsor del deporte en Guanajuato, pues también fue fundador del León Atlético (precursor de los “Panzas Verdes”). El Club Irapuato, como tal se constituye en 1947 gracias a las gestiones del general Óscar Bonfiglio (portero de la selección mexicana en Uruguay 30) y tres años después, en 1950, ingresa a la recién creada Segunda División.

   Su debut en el circuito de plata ocurrió el 18 de febrero de 1951 contra Zamora. Los “Freseros” perdieron 1-2. En su primera participación profesional terminaron en cuarto lugar de la tabla.

   Gracias a la llegada del entrenador Felipe “La Marrana” Castañeda y de elementos como el joven arquero ibérico Florentino López (luego sería estrella con el Toluca), Marcelino Escoto, Alberto “Negro” Jones y Jaime “Pelirrojo” Ortiz, el Irapuato se convirtió en un equipo protagonista y, al final de la campaña 53-54, consiguió el ascenso al máximo circuito.

   Su debut llegó el 22 de agosto de 1954 en Zacatepec. Los guanajuatenses anotaron cuatro goles, pero los “Cañeros”, que al final de la campaña serían campeones, hicieron 5.

   Esta fue su primera alineación:

Florentino López; Ramón Zúñiga, José María Rodríguez y Carlos López Villa; Marcelino Escoto y Cesáreo Mendoza; José Joaquín Quiroz (anotador del primer gol), Agustín Masseda, Felipe Martín del Campo, Alberto “Negro” Jones y Jaime “Pelirrojo” Ortiz. Su entrenador para ese entonces era el argentino Alfredo Costa, ex jugador de León.




Irapuato culminó en el décimo lugar esa temporada, al año siguiente mejoró una posición y, para la 56-57, alcanzó un más que decoroso quinto lugar. Sin embargo, a pesar de que los “Freseros” contaron con la calidad de futbolistas como Carlos Miloc, Max Villalobos (gran defensa costarricense), Alberto Etcheverry (padre del locutor), Mario “El Churumbel” Rey, Raúl Martínez, Miguel Ángel Perrichón, Ligorio López Altamirano (mundialista en Suecia 58) y el inolvidable Jaime Belmonte, el famoso “Héroe de Solna”, nunca pudo alzarse con ningún campeonato, ya sea de Liga o de Copa. Antes de su descenso en 1972, su mejor puesto fue cuarto, alcanzado en la campaña 63-64.


 El equipo comenzó a ser conocido como “La Trinca Fresera” cuando jugó un partido contra el Vasco Da Gama. Agustín González “Escopeta”, popular cronista de la época, dijo que si la poderosa delantera del equipo brasileño era “La Trinca Infernal”, la de Irapuato no era menos, pues era “La Trinca Fresera”, y así se quedó el mote.



    La última temporada de Irapuato en Primera División, la 71-72, fue un desastre. Implantó la marca de veinte partidos sin ganar y, sin que nada ni nadie pudiera salvarlos, cayeron a la Segunda División. Esta fue su última formación de esa primera etapa:

 Ignacio Martínez; Arredondo, Zamudio, Navarro y Leonardo Sánchez Moya; Raúl Avellaneda y Luis Marotti; Pastrana, Jaime Belmonte, Ulises Maciel y Rojas. Los dirigía el argentino Mario Rey, ex ídolo de “La Trinca Fresera”.

 Todo parecía indicar que Irapuato volvería pronto al máximo circuito, sin embargo, en 72-73 perdieron la final contra el Ciudad Madero (0-2 global), en 74-75, a pesar de implantar la marca de 37 partidos sin perder, cayó en la instancia decisiva con los Tecos de la UAG (0-1 global), en 77-78, nuevamente perdió su oportunidad de regresar a primera, esta vez por culpa de Zacatepec (1-4 global).
     Tendrían que pasar 13 años para que el regreso se consumara. Al final de la 84-85, Irapuato volvió a primera tras superar a Pachuca (5-3 global).



   Su vuelta se celebró el 18 de julio de 1985 contra Tigres en casa,  en el torneo PRODE 85. El partido culminó 0-0. Así jugó el Irapuato:

 Anselmo Romero; Gustavo López, José Ledezma, Raymundo Gómez y Ernesto Sosa; Jesús Montes, Jorge Tapia y Javier Cárdenas; Fernando Garduño, Rafael Lira y Fernando Dávalos. Su entrenador era Diego Malta.

 La segunda etapa del Irapuato en primera duró sólo seis años y su mejor posición fue la doce, en el torneo México 86. Al final de la 90-91, tras luchar codo a codo con el Santos Laguna, perdió la categoría. Estos fueron los hombres que, al perder con Toluca 2-0, mandaron a “Los Freseros” por segunda ocasión al descenso:

 José Luis “Ardilla” Miranda; Sergio Marchi, José Ledezma, Arnaldo Sialle y Rodolfo Villegas; Jorge Tapia, Juan Gabriel Albo y Adrián Camacho; Marcelo Fabián Espina (luego brillaría en Chile), Luis Américo Scatolaro y Francisco Rotllán (olímpico en Barcelona 92). Su entrenador era el argentino Roberto Puppo.



Irapuato buscó regresar rápidamente a Primera División y estuvo muy cerca de hacerlo en 93-94, sin embargo, perdieron la final contra Tampico Madero (4-3 global).

   No fue, hasta la campaña 99-2000 que los “Freseros”, tras conseguir el bicampeonato de la Primera “A” (superando a Zacatepec y Cruz Azul Hidalgo, respectivamente), volvieron al máximo circuito.
Su regreso se consumó el 30 de julio del 2000, su rival, las Chivas. A final de cuentas, todo acabó con un empate 0-0. Esta fue la alineación de Irapuato:

 Samuel Máñez; Isaac Terrazas, Ramiro Briseño, Eustacio Rizo, Jesús Estrada y Jesús Gutiérrez; Víctor Saavedra, José Enrique García (Javier “Archie” Flores) y Marcelo De Faria (Gerardo Martell); Martín Rodríguez (Néstor Gutiérrez) y Christian Morales. Su entrenador era el mismo que le dio el ascenso, Juan Alvarado.

 Irapuato jugaría sólo tres torneos cortos: Invierno 2000, Verano 2001 e Invierno 2001, pues antes de empezar el Verano 2002, la franquicia fue trasladada a Veracruz. Así, por primera vez, en más de 50 años de profesionalismo, “La Trinca” dejó de existir.

    Afortunadamente, la ausencia de los guanajuatenses sólo duraría un torneo y estarían de regreso en el Apertura 2002, pero de nueva cuenta en la Primera “A”. Irapuato hizo la hazaña y, tras superar a León en el duelo definitivo por el ascenso (3-1 global), volvió por cuarta vez al máximo circuito.

   Alinearon en su enésima reaparición (3 de agosto de 2003, Irapuato 1-1 Morelia):

Carlos Briones; Oswaldo Lucas, Fernando López, Eduardo Fuentes y Víctor García Reza; Jorge “Huevo” Sosa, Antonio Chávez y Mariano Monrroy  (Víctor Saavedra); Ariel González, Josías Ferreira (Ademilson Correa) y Everaldo Begínes (Sergio Martínez); Su entrenador era José Luis Saldívar (recientemente fallecido).




Esta etapa sería aún más breve que las anteriores, pues apenas duraría dos torneos. Al final del Clausura 2004, la franquicia fue desaparecida por la Federación ante la sospecha de que el equipo era auspiciado por dinero procedente del narcotráfico.

   Ésta es, a más de once años de distancia, su última formación en Primera División:

 Carlos Briones; Daniel Alcantar, Víctor García Reza, Raúl Rico y Oswaldo Lucas; Mauricio Solís (mundialista por Costa Rica), Jaime “Jimmy” Ruiz, Edison Méndez (ecuatoriano que brillaría en Europa) y Diego Garay; Ronald Gómez (goleador tico)  y Everaldo Begínes; Su entrenador era Alexandre Guimaraes (brasileño naturalizado costarricense).

 Irapuato regresó al circuito de ascenso en la campaña 2005-2006, pero sus resultados fueron tan malos que cayó a la Segunda División. Una nueva franquicia, llamada “Irapuato Por Siempre”, fue inscrita en el Apertura 2008 de la Primera “A”. No obstante, la eternidad fresera sólo duró cinco años y, en 2013, la franquicia fue vendida para que reapareciera Zacatepec.


Lo bueno es que la ausencia de “La Trinca” sólo duró un año y, a partir del Apertura 2014 están de vuelta en el Ascenso MX. ¿Volverán a Primera División? ¿Desaparecerán otra vez del mapa futbolístico? Con “Los Freseros” todo, absolutamente todo, es posible.

Para conocer la historia de más equipos antiguos y desaparecidos, da clic aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada