Páginas vistas en total

lunes, 30 de marzo de 2015

Cuarto aniversario


El fútbol es una fiesta, porque es incluyente. Si sabes patear una pelota, no importa tu edad, sexo, color o país: puedes jugarlo. Y es quizá esa sencillez para practicarlo lo que ha enamorado a miles de millones de personas por mucho tiempo.

Tenía que ser precisamente una pelota, redonda como el mundo, la que por 4 años ha mantenido vigente, activo y en constante crecimiento este proyecto. Hoy que se cumplen 1,461 días de la apertura oficial de este blog; no quiero más que agradecerles a todos los que nos visitan y nos leen, que dejan comentarios y que nos siguen en nuestras redes sociales; admito que en este año otros proyectos han acaparado la atención de los miembros de nuestro staff y no hemos podido estar tan al pendiente como antes; pero la pasión, la alegría y el análisis del juego que nos une siguen presentes, tan ciertos y vigorosos como el primer día.

Aún falta muchísimo por crecer; hay muchas deudas pendientes y metas que aún no alcanzamos; a nombre de todos los que formamos o han formado parte de este proyecto, esperamos mantenernos en esa línea que tanto les gusta, para poder seguir opinando, debatiendo y aprendiendo acerca del que nos parece el "deporte más hermoso del mundo" (si se me permite parafrasear a Luis Omar Tapia).

Así pues, no me queda más que reiterar mi agradecimiento por que, de todas las opciones futboleras que inundan el internet, hayan encontrado en FÚTBOL SIN COMPROMISOS un rincón y un espacio en sus agendas para leer y opinar. Eso es lo que realmente nos deja satisfechos.


¡Que el balón siga rodando, que habrá F.S.C para rato!

Atte.:
Juan Francisco Santoyo, a nombre de todo el staff de F.S.C.

miércoles, 25 de marzo de 2015

EL PRIMER CAMPEONATO DEL VERACRUZ


 


Los Tiburones Rojos debutaron en la Liga Mayor en la temporada 43-44, justo al inicio de la etapa profesional. Dos años más tarde formaron un gran equipo, con jugadores como el mítico Luis De la Fuente, mejor conocido como “El Pirata”; el robusto arquero vasco Joaquín “Chavo” Urquiaga; los magníficos atacantes argentinos Jorge Enrico y Antonio Lazcano; así como los jóvenes mexicanos Julián “Pachuco” Durán, Raymundo “Pelón” González y José Luis “Chito” García (quien luego sería un famoso beisbolista).

 

 
El inicio de la campaña fue irregular para los jarochos (cinco derrotas en doce partidos), sin embargo, a partir de la fecha 13, el conjunto dirigido por el argentino Enrique Palomini se convirtió en una verdadera máquina de goles y futbol, arrasó a todos sus rivales -le metió 14-0 al Monterrey, en la que es la máxima goleada en la historia de nuestro futbol- y permaneció invicto el resto de la campaña (14 triunfos y 4 empates).

Así, el 2 de junio de 1946, tras superar 3-2 al histórico Club España en la capital, el Veracruz se coronó campeón en la penúltima fecha del torneo tras lograr cuatro puntos de ventaja sobre su más cercano perseguidor, el poderosísimo Atlante de Horacio Casarín y Martín Vantolrá, el cual había impuesto la marca de 121 goles en un solo campeonato.
 
 

Esta fue la alineación de los Tiburones Rojos en su primer campeonato de liga:

Joaquín “Chavo” Urquiaga; Antonio “Negro” León y Miguel Ángel Velázquez; Rufino Lecca, José Luis “Chito” García y Julián “Pachuco” Durán; Carlos Valdivia, Luis “Pirata” De La Fuente, Jorge Enrico, Antonio “Banderín” Lazcano y Raymundo “Pelón” González.
 
 

El Veracruz lograría su segundo campeonato en 49-50, a ello seguiría una sinuosa historia de altibajos, con descensos y regresos mediante promociones y compras de franquicia (Potros Neza, Irapuato, La Piedad). Actualmente, está teniendo un excelente torneo, es uno de los dos mejores equipos del Clausura 2015. ¿Logrará romper su larguísima sequía de títulos?

 

miércoles, 18 de marzo de 2015

LOS EXTRANJEROS DEL VERANO 99


 
 
AMÉRICA:

Gustavo Cañete (paraguayo)

Carlos Espínola  (paraguayo)

Javier Espínola (paraguayo)

Juan Ángel Paredes (paraguayo)

Richart Báez (paraguayo)

 
 

NECAXA:

Eduardo Vilches (chileno)

Álex Aguinaga (ecuatoriano)

Sergio “Ratón” Zárate (argentino)

Sergio Vázquez (uruguayo)

Agustín Delgado (ecuatoriano)

 
 

TECOS:

Reynaldo Parks (costarricense)

Roberto Palacios (peruano)

Zdenko Muf (Serbio)

Rubén “Polillita” Da Silva (uruguayo)

Nicolás Ascencio (ecuatoriano)

 
 

TOROS NEZA:

Sebastián Brusco (argentino)

Juan Martín Parodi (uruguayo)

Carlos Germán Arangio (argentino)

Rodrigo “Pony” Ruiz (chileno)

Juan Ramón Fleitas (argentino)

 
 

TIGRES:

Robert Dante Siboldi (portero uruguayo)

Iván Hurtado (ecuatoriano)

Pablo Hernández Roetti (uruguayo)

José Luis Sierra (chileno)

Claudio “Diablo” Núñez (chileno)

 
 

CRUZ AZUL:

Juan Reynoso (peruano)

Héctor Adomaitis (argentino)

Mauro Camoranesi (argentino, luego sería campeón mundial con Italia)

Julio César Yegros (paraguayo)

Marcelo Ríos (argentino)

 
 

ATLANTE:

José Damasceno “Tiba” (brasileño)

Raúl Gordillo (argentino)

Roberto “Nuno” Molina (argentino)

Martín Rodríguez (uruguayo)

Leo Bogado (paraguayo)

 
 

MORELIA:

Carlos Bustos (argentino)

Darío Franco (argentino)

Antonio Carlos Santos (brasileño)

Claudio Da Silva (brasileño)

Ariel Graziani (ecuatoriano)

 
 

CELAYA:

Sandro Gamarra (paraguayo)

Jorge Jerez (argentino)

Julio César Pinheiro (brasileño)

Félix Hernández (venezolano)

Carlos Pavón (hondureño)

 
 

PUMAS:

Richard Zambrano (chileno)

Mario Álvarez (argentino)

 



PUEBLA:

Rubén Ruiz Díaz (portero paraguayo)

Martín Félix Ubaldi (argentino)

Vojimir Sindjic (yugoslavo)

Miguel Pardeza (español)

Francois Oman Biyik (camerunés)

 
 
TOLUCA:

Hernán Cristante (portero argentino)

Fabián Estay (chileno)

Darko Vukic (croata)

Carlos María Morales (uruguayo)

José Saturnino Cardozo (paraguayo)

 


SANTOS:

José Miguel Zavadlavd (portero argentino)

Elvis Brajkovic (croata)

Martín Machón (guatemalteco)

Martín Mariano Boasso (argentino)

Hugo Marcelo Ovelar (paraguayo)

 



MONTERREY:

Ever Moas (uruguayo)

Antonio Naelson “Sinha” (brasileño)

Antonio Mohamed (argentino)

Abdul Thompson (sierraleonés)

Christian Torres (chileno)

 
 
ATLAS:

Pablo Hernán Lavallén (argentino)

Jorge Almirón (argentino)

Hugo Castillo (argentino)

Federico Lagorio (argentino)

Eduardo “Tati” Bustos Montoya (argentino)

 


LEÓN:

Edgardo Fabián Prátola (argentino)

Wagner De Souza (brasileño)

Hernán Medford (costarricense)

Lorenzo Sáez (argentino)

Eric Wynalda (estadounidense)

 
 

PACHUCA:

Guillermo Rivarola (argentino)

Gabriel Caballero (argentino)

Jafet Soto (costarricense)

Pablo Hernán Gómez  (argentino)

Alejandro “Hueso” Glaría (argentino, le dio su primer título a los Tuzos)

 

Chivas, como de costumbre, fue fiel a su línea nacionalista.

miércoles, 11 de marzo de 2015

LA JAIBA BRAVA


 El Club Deportivo Tampico fue fundado el 15 de marzo de 1945 por Carlos González Avín, un empresario español que residía en la ciudad. Aprovechando el aumento de equipos de cara al campeonato 45-46 (de 13 a 16), “La Jaiba Brava” ingresó al profesionalismo.

Su debut ocurrió el 19 de agosto de 1945, contra el poderoso Atlante de Horacio Casarín y Martín Vantolrá. A pesar de jugar en casa, el resultado fue desastroso. Tampico anotó tres goles, pero los azulgranas ¡diez!

 Esta fue la primera alineación de los “Jaibos”:

 Raúl “Tarzán” Landeros; Humberto Escamilla y Cuétara; Teodolindo Mourín, Ernesto Olivares y Juan José Sosa ; Fidel Menéndez, Teódulo Azuara, Ernesto “Chueco” Candia, Víctor Cardín y Carlos Pego. Su entrenador era José Castro.


En su primera temporada, el equipo albiazul acabó en el lugar 13, y en las siguientes campañas los resultados no fueron mucho mejores. Sin embargo, en el torneo 52-53, con el vasco Joaquín “Chavo” Urquiaga en el timón (ex portero de Betis, Asturias y Veracruz), y con refuerzos como los peruanos Rufino Lecca, Grimaldo González y Julio Ayllón “Aparicio”, así como veterano Carlos Septién y el juvenil Nicolás “Pipo” Téllez, “La Jaiba brava” dio la sorpresa y, tras derrotar al América 1-0 el 6 de diciembre de 1952, en lo que era la penúltima fecha del campeonato, se alzó con el trofeo de campeón.
     Esta fue la alineación del Tampico en la tarde más gloriosa de su historia:

Raúl “Tarzán” Landeros; Elpidio Padilla, Salvador “Médico” Ayala y Benito Ayán; Enrique Carretero y Danilo López; Grimaldo González (anotador del gol decisivo), Roberto “Chango” Zárate, Carlos Septién y Nicolás “Pipo” Téllez.

   Pocos meses después, los “Jaibos” jugarían Campeón de Campeones contra el Puebla (ganador de la Copa). Triunfaron los tamaulipecos 3-0.
Sin embargo, las cosas buenas no durarían mucho para los del puerto y apenas cinco años después, al final de la 57-58, el equipo cayó por primera vez a la Segunda División.

Gracias al húngaro Bella Kalloi, el Tampico sólo permaneció un año en el circuito de ascenso. Su retorno ocurrió el 28 de junio de 1959 contra las Chivas, a las que vencieron 4-2. Esta fue su alineación:

 “Orejón” López; Ayala, Rivas y Oropeza; Vélez y Alzate; Molina, Ricardo Bonelli, Antonio Pérsico, Meza y Roberto Rolando (gran goleador argentino).

 En 60-61 ganaron su segundo torneo oficial al derrotar en la final del Torneo de Copa al Toluca 1-0 con gol de Ignacio Banda. Esta fue la alineación de los campeones:

 Conrado Pulido; Oropeza, Cardozo y Guillermo Méndez; Pérez y Rosas; Molina, Ricardo Bonelli, Antonio Pérsico, Ignacio Banda y Roberto Rolando. Los dirigía el argentino Nicolás Palma.

 Esta segunda etapa de Tampico en primera sería muy breve, pues al final de la campaña 62-63, tras quedar en último lugar de la tabla, “La Jaiba Brava” nuevamente descendió. Alinearon en el último juego de la campaña:

 Hugo Pineda (padre del ex arquero de Celaya y América); Mata. Solís y Guillermo Méndez; Zapien, Rosas; Jorge “Chorejas” Contreras, Armando Cuervo, Miguel Saint André, Ignacio Banda y Navarro. Los dirigía Ernesto Candia, ex integrante del equipo campeón.



Tampico tardaría catorce años en volver a Primera División y no lo haría por méritos propios, sino comprando la franquicia del San Luis (que el año anterior había conseguido llegar a la liguilla) y trasladándola al puerto tamaulipeco.
   Su retorno ocurrió en la fecha uno del campeonato 77-78, cuando recibieron al América (perdieron 1-2). Esta fue su alineación:

 José Ledezma; Carlos Arteaga, Pedro Medina, Luis Blanco y Alfredo Hernández; Horacio Jácome, Alberto “Toro” Gómez y Jaramillo; Edmundo Marón, Caballero y Arias. Los dirigía el uruguayo Horacio Troche.

 En esa campaña, “Los Jaibos” acabaron en el lugar 12, logrando calificar a la liguilla. Sin embargo nunca pudieron recuperar el protagonismo de otras épocas y apenas cinco años después de su regreso, tras perder una serie por el no descenso con el Atlas (1-0, 0-1 y 0-3), Tampico descendió por tercera ocasión. Esta fue su última alineación en primera:

 José Landaburu; Román Nájera, Pedro Vega, David Sepúlveda y Hugo Enrique Esquivel (Miroslav Draganic); José Luis “Pareja” López, Francisco “Panchillo” Fernández (Andrés Hernández) y Jorge Garibaldi; Rubén Abarca, Oswaldo “Bill” Faría y Rubén Romeo Corbo. Su entrenador era Basilio Salazar.

 Nuevamente, una “mano salvadora” apareció y evitó que el futbol de primera dejara el “puerto jaibo”, pero, como a la nueva franquicia –resultado de la compra del Atletas Campesinos- se le añadió el nombre de la población contigua de Tampico, Ciudad Madero, se considera a éste conjunto un equipo distinto al original. Así, el Club Deportivo Tampico desapareció y el futbol local fue representado, a partir de entonces por “Los Petro-Jaibos” del Tampico Madero, llamados así, porque estaban auspiciados por el sindicato de Pemex.

martes, 10 de marzo de 2015

Las "promociones"


A lo largo de la historia del fútbol profesional en México, en más de una ocasión el equipo que desciende ha sido "redimido" y premiado con segundas oportunidades de permanecer en Primera, en parte gracias a las llamadas "promociones". Conoce todas las promociones que han habido a continuación.

1955
Al final de la temporada 1954/55, la Federación determinó aumentar el número de plazas, pasando así de 12 a 14 cupos de cara al próximo torneo. Para lograrlo, decidieron que los equipos que ocuparan los últimos 2 lugares en Primera jugarían un torneo pentagonal con los lugares 2, 3 y 4 de la Segunda División, respetando el ascenso obtenido por el primer lugar.

Así, el Atlante y el Marte, lugares 11º y 12º de la élite, se enfrentaron ante Cuautla, Zamora y Querétaro, todos contra todos y a visita recíproca. El líder del "mini-torneo" fueron los Potros, quienes salvarón así la categoría; Cuautla y Zamora ascendieron al quedar en segundo y tercer sitio respectivamente; Marte apenas alcanzó la cuarta posición e hizo efectivo el descenso de ese año; mientras que los Gallos fueron últimos y permanecieron en Segunda.

Atlas, por ser el equipo campeón de la Segunda División, ascendió directo.

1964
Una nueva ampliación en el cupo de la Primera División (de 14 a 16 equipos en esta ocasión) provocó que se jugara una nueva promoción. El conjunto descendido, Nacional, jugó un cuadrangular ante 3 equipos de segunda: los Tiburones Rojos, Ciudad Madero y Poza Rica. Los "Periquitos" terminaron en primer lugar y por ende se salvaron de descender; mientras que Veracruz, segundo lugar, también ascendió.

Cruz Azul, campeón de Segunda División de ese año, ascendió de manera directa a Primera.

1970
Al final del torneo 1969/70, El descenso fue cancelado a raíz de diferencias entre los dirigentes de Primera y Segunda. A pesar de ello, se respetó el ascenso (Zacatepec) y se armó un nuevo cuadrangular, con el fin de aumentar a 18 el número de equipos participantes de cara a la temporada 1970/71. 

En esta ocasión los 4 contendientes eran de Segunda: Puebla quedó en primero y por ende ascendió; mientras que Unión de Curtidores (2º), Nacional (3º) y Naucalpan (4º) se quedaron en el camino.

Curiosamente, Zacatepec y Puebla tendrían que esperar un poco más para llegar a Primera, pues hubo un torneo intermedio llamado México 70, en el que no participaron.

Con el fin de incrementar de manera paulatina de 18 a 20 plazas en la Primera División, a finales del año 2000 se aprobó la cancelación del descenso de manera directa pero, además de respetar el ascenso directo, los equipos que descendieran en los torneos de Verano 2001 y 2002 jugarían un promoción (acompañada de un supuesto pago de $5 millones de USD) ante el equipo de la Primera A que más puntos hubiera sumado a lo largo del año.

2001
Los Potros de Hierro no pudieron superar en la tabla de cocientes al León, y tras caer por 3-0 en la cancha del Estadio Azteca ante el América, los azulgranas confirmaron el tercer descenso en su historia. Sin embargo jugaron la promoción ante el Veracruz, equipo que semanas antes había sido adquirido por los mismos dueños: Grupo Pegaso. La ida, jugada en el puerto, terminó sin anotaciones; pero la vuelta, jugada en el Estadio Azul, vio a los prietitos ganar 4 a 1 y regresar así a Primera sin haber puesto un solo pie en canchas de la Primera A.


El equipo que ascendió directo este año fue La Piedad, equipo que derrotó a los Gallos de Aguascalientes en la final por el ascenso. 6 meses más tarde, de cara al Verano 2002, Grupo Pegaso mudaría al Irapuato, otro de sus equipos, al puerto jarocho, lo cual complicaría mucho las cosas tras la siguiente promoción...

2002
El León pagó por los errores de los últimos 6 torneos cortos en el Verano 2002, y tras caer en casa ante Puebla sentenciaron su segundo descenso como cuadro profesional. A pesar de ello, había confianza entre los aficionados esmeraldas, pues su rival en la promoción, Veracruz, contaba ya con equipo de Primera, tras la mudanza de la Trinca al puerto.

Para sorpresa de todos, Veracruz atestó 3 dentelladas mortales en la ida para ganar 3 por 1 en el "Pirata" Fuente, y con un 0-0 en el Nou Camp los Panzas Verdes se fueron a Primera A, donde durarían una década.


San Luis fue el club que ascendió directo este año. Con el ascenso vía promoción del tiburón original, la franquicia que había sido del Irapuato fue mudada a Tuxtla Gutiérrez, dando vida así a los Jaguares de Chiapas.

miércoles, 4 de marzo de 2015

LA TRINCA FRESERA


 El futbol llegó a Irapuato en 1911, de la mano de Diego Mosqueda, destacado impulsor del deporte en Guanajuato, pues también fue fundador del León Atlético (precursor de los “Panzas Verdes”). El Club Irapuato, como tal se constituye en 1947 gracias a las gestiones del general Óscar Bonfiglio (portero de la selección mexicana en Uruguay 30) y tres años después, en 1950, ingresa a la recién creada Segunda División.

   Su debut en el circuito de plata ocurrió el 18 de febrero de 1951 contra Zamora. Los “Freseros” perdieron 1-2. En su primera participación profesional terminaron en cuarto lugar de la tabla.

   Gracias a la llegada del entrenador Felipe “La Marrana” Castañeda y de elementos como el joven arquero ibérico Florentino López (luego sería estrella con el Toluca), Marcelino Escoto, Alberto “Negro” Jones y Jaime “Pelirrojo” Ortiz, el Irapuato se convirtió en un equipo protagonista y, al final de la campaña 53-54, consiguió el ascenso al máximo circuito.

   Su debut llegó el 22 de agosto de 1954 en Zacatepec. Los guanajuatenses anotaron cuatro goles, pero los “Cañeros”, que al final de la campaña serían campeones, hicieron 5.

   Esta fue su primera alineación:

Florentino López; Ramón Zúñiga, José María Rodríguez y Carlos López Villa; Marcelino Escoto y Cesáreo Mendoza; José Joaquín Quiroz (anotador del primer gol), Agustín Masseda, Felipe Martín del Campo, Alberto “Negro” Jones y Jaime “Pelirrojo” Ortiz. Su entrenador para ese entonces era el argentino Alfredo Costa, ex jugador de León.




Irapuato culminó en el décimo lugar esa temporada, al año siguiente mejoró una posición y, para la 56-57, alcanzó un más que decoroso quinto lugar. Sin embargo, a pesar de que los “Freseros” contaron con la calidad de futbolistas como Carlos Miloc, Max Villalobos (gran defensa costarricense), Alberto Etcheverry (padre del locutor), Mario “El Churumbel” Rey, Raúl Martínez, Miguel Ángel Perrichón, Ligorio López Altamirano (mundialista en Suecia 58) y el inolvidable Jaime Belmonte, el famoso “Héroe de Solna”, nunca pudo alzarse con ningún campeonato, ya sea de Liga o de Copa. Antes de su descenso en 1972, su mejor puesto fue cuarto, alcanzado en la campaña 63-64.


 El equipo comenzó a ser conocido como “La Trinca Fresera” cuando jugó un partido contra el Vasco Da Gama. Agustín González “Escopeta”, popular cronista de la época, dijo que si la poderosa delantera del equipo brasileño era “La Trinca Infernal”, la de Irapuato no era menos, pues era “La Trinca Fresera”, y así se quedó el mote.



    La última temporada de Irapuato en Primera División, la 71-72, fue un desastre. Implantó la marca de veinte partidos sin ganar y, sin que nada ni nadie pudiera salvarlos, cayeron a la Segunda División. Esta fue su última formación de esa primera etapa:

 Ignacio Martínez; Arredondo, Zamudio, Navarro y Leonardo Sánchez Moya; Raúl Avellaneda y Luis Marotti; Pastrana, Jaime Belmonte, Ulises Maciel y Rojas. Los dirigía el argentino Mario Rey, ex ídolo de “La Trinca Fresera”.

 Todo parecía indicar que Irapuato volvería pronto al máximo circuito, sin embargo, en 72-73 perdieron la final contra el Ciudad Madero (0-2 global), en 74-75, a pesar de implantar la marca de 37 partidos sin perder, cayó en la instancia decisiva con los Tecos de la UAG (0-1 global), en 77-78, nuevamente perdió su oportunidad de regresar a primera, esta vez por culpa de Zacatepec (1-4 global).
     Tendrían que pasar 13 años para que el regreso se consumara. Al final de la 84-85, Irapuato volvió a primera tras superar a Pachuca (5-3 global).



   Su vuelta se celebró el 18 de julio de 1985 contra Tigres en casa,  en el torneo PRODE 85. El partido culminó 0-0. Así jugó el Irapuato:

 Anselmo Romero; Gustavo López, José Ledezma, Raymundo Gómez y Ernesto Sosa; Jesús Montes, Jorge Tapia y Javier Cárdenas; Fernando Garduño, Rafael Lira y Fernando Dávalos. Su entrenador era Diego Malta.

 La segunda etapa del Irapuato en primera duró sólo seis años y su mejor posición fue la doce, en el torneo México 86. Al final de la 90-91, tras luchar codo a codo con el Santos Laguna, perdió la categoría. Estos fueron los hombres que, al perder con Toluca 2-0, mandaron a “Los Freseros” por segunda ocasión al descenso:

 José Luis “Ardilla” Miranda; Sergio Marchi, José Ledezma, Arnaldo Sialle y Rodolfo Villegas; Jorge Tapia, Juan Gabriel Albo y Adrián Camacho; Marcelo Fabián Espina (luego brillaría en Chile), Luis Américo Scatolaro y Francisco Rotllán (olímpico en Barcelona 92). Su entrenador era el argentino Roberto Puppo.



Irapuato buscó regresar rápidamente a Primera División y estuvo muy cerca de hacerlo en 93-94, sin embargo, perdieron la final contra Tampico Madero (4-3 global).

   No fue, hasta la campaña 99-2000 que los “Freseros”, tras conseguir el bicampeonato de la Primera “A” (superando a Zacatepec y Cruz Azul Hidalgo, respectivamente), volvieron al máximo circuito.
Su regreso se consumó el 30 de julio del 2000, su rival, las Chivas. A final de cuentas, todo acabó con un empate 0-0. Esta fue la alineación de Irapuato:

 Samuel Máñez; Isaac Terrazas, Ramiro Briseño, Eustacio Rizo, Jesús Estrada y Jesús Gutiérrez; Víctor Saavedra, José Enrique García (Javier “Archie” Flores) y Marcelo De Faria (Gerardo Martell); Martín Rodríguez (Néstor Gutiérrez) y Christian Morales. Su entrenador era el mismo que le dio el ascenso, Juan Alvarado.

 Irapuato jugaría sólo tres torneos cortos: Invierno 2000, Verano 2001 e Invierno 2001, pues antes de empezar el Verano 2002, la franquicia fue trasladada a Veracruz. Así, por primera vez, en más de 50 años de profesionalismo, “La Trinca” dejó de existir.

    Afortunadamente, la ausencia de los guanajuatenses sólo duraría un torneo y estarían de regreso en el Apertura 2002, pero de nueva cuenta en la Primera “A”. Irapuato hizo la hazaña y, tras superar a León en el duelo definitivo por el ascenso (3-1 global), volvió por cuarta vez al máximo circuito.

   Alinearon en su enésima reaparición (3 de agosto de 2003, Irapuato 1-1 Morelia):

Carlos Briones; Oswaldo Lucas, Fernando López, Eduardo Fuentes y Víctor García Reza; Jorge “Huevo” Sosa, Antonio Chávez y Mariano Monrroy  (Víctor Saavedra); Ariel González, Josías Ferreira (Ademilson Correa) y Everaldo Begínes (Sergio Martínez); Su entrenador era José Luis Saldívar (recientemente fallecido).




Esta etapa sería aún más breve que las anteriores, pues apenas duraría dos torneos. Al final del Clausura 2004, la franquicia fue desaparecida por la Federación ante la sospecha de que el equipo era auspiciado por dinero procedente del narcotráfico.

   Ésta es, a más de once años de distancia, su última formación en Primera División:

 Carlos Briones; Daniel Alcantar, Víctor García Reza, Raúl Rico y Oswaldo Lucas; Mauricio Solís (mundialista por Costa Rica), Jaime “Jimmy” Ruiz, Edison Méndez (ecuatoriano que brillaría en Europa) y Diego Garay; Ronald Gómez (goleador tico)  y Everaldo Begínes; Su entrenador era Alexandre Guimaraes (brasileño naturalizado costarricense).

 Irapuato regresó al circuito de ascenso en la campaña 2005-2006, pero sus resultados fueron tan malos que cayó a la Segunda División. Una nueva franquicia, llamada “Irapuato Por Siempre”, fue inscrita en el Apertura 2008 de la Primera “A”. No obstante, la eternidad fresera sólo duró cinco años y, en 2013, la franquicia fue vendida para que reapareciera Zacatepec.


Lo bueno es que la ausencia de “La Trinca” sólo duró un año y, a partir del Apertura 2014 están de vuelta en el Ascenso MX. ¿Volverán a Primera División? ¿Desaparecerán otra vez del mapa futbolístico? Con “Los Freseros” todo, absolutamente todo, es posible.

Para conocer la historia de más equipos antiguos y desaparecidos, da clic aquí