Páginas vistas en total

miércoles, 7 de octubre de 2015

LOS VASCOS DEL EUZKADI


 
A causa de la Guerra Civil Española, un grupo de jugadores vascos, encabezado por el legendario Isidro Lángara emigró de la península, buscando huir del horror de la conflagración. 
 
    La “Selección Vasca” como se le denominó al conjunto, en el que ciertamente estaban incluidos los mejores de aquella región, pasó primero por Francia y la Unión Soviética, antes de llegar a México en noviembre de 1937.
 
Isidro Lángara
 
Tras una extensa gira que incluyó partidos contra los equipos de la Liga Mayor y la selección nacional (a la que vencieron en tres ocasiones, 4-1, 2-1 y 4-0), los vascos partieron a Cuba, Argentina y Chile, pero al ser mal recibidos por los gobiernos locales, los cuales simpatizaban con el régimen franquista, volvieron a México en octubre de 1938.

    Entonces, gracias a las gestiones del empresario español Baltazar Junco, se decidió que la “Selección Vasca” participara en el campeonato 38-39, utilizando el nombre de Euzkadi.
 
 

   Los integrantes de este memorable equipo eran:

 
PORTEROS:

Gregorio Blasco

Rafael Egusquiza

 
DEFENSAS:

Pablo Barcos

Serafín Aedo

 
MEDIOS:

Leonardo Cilaurren  (mundialista en Italia 34)

José Muguerza  (mundialista en Italia 34)

Pedro Regueiro

Ángel Zubieta

Tomás Aguirre

 
DELANTEROS:

Luis Regueiro  (mundialista en Italia 34)

José Iraragorri  (mundialista en Italia 34)

Isidro Lángara  (mundialista en Italia 34)

Enrique Larrinaga

José Manuel Urquiola

Emilio Alonso “Emilín”

 
ENTRENADOR:

 Pedro Vallana

 
A lo largo de los meses, habían abandonado el equipo, ya sea para volver a España o quedarse en otro país: Pedro Areso, Roberto Echevarría, Guillermo Gorostiza e Ignacio Aguirrezavala “Chirri”.

 

La liga dio inicio el 26 de noviembre de 1938 y todo mundo esperaba que los vascos superaran por amplio margen al resto de los participantes: España, Asturias, América, Necaxa, Atlante y Marte, incluso no faltó quien promoviera la idea de que a los vascos, aunque ganaran el torneo, se les negara el título de campeón. Sin embargo, no hubo necesidad de llegar a esos ridículos extremos, pues a final de cuentas el Euzkadi fue superado deportivamente por el Club Asturias, en el cual, por cierto brillaban también españoles de primera categoría como el portero Joaquín Urquiaga (campeón con el Betis en 1935), el medio Fernando “Gavilán” García (después destacado entrenador) y los ex delanteros blaugranas Félix de los Heros “Tache” y Julio Munlloch.

    Una vez finalizado el torneo, el 2 de abril de 1939, así quedó la tabla:

 
Asturias   17 puntos

Euzkadi   15 puntos

América   13 puntos

Necaxa    12 puntos

España    11 puntos

Marte        9 puntos

Atlante      7 puntos

 
Club Asturias

Terminado el campeonato y, tras la partida de varios de sus más destacados futbolistas al futbol argentino -Lángara y Zubieta, entre otros-, el Euzkadi se desintegró. De los vascos que permanecieron en México, algunos como Blasco, Cilaurren, Muguerza, Iraragorri y Emilín se unieron al España, mientras que otros como los hermanos Regueiro y Enrique Larrinaga se enfundaron la playera del Asturias, haciendo de los equipos de la colonia hispana los más poderosos de la liga durante los últimos años de la época amateur y los primeros de la era profesional.

2 comentarios:

  1. En las páginas peninsulares que hablan sobre esta selección de vascos, la dan como campeona de esa temporada, aunque la Liga Mayor reconoce al cuadro de la Casona como el monarca; aunque hay que admitir que durante el campeonato el equipo vasco fue perdiendo figuras, seducidas por los sueldos de la liga Argentina, entonces en su época de oro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque algunas páginas españolas dicen que el Euzkadi se coronó campeón de México, lo cierto es que el Club Asturias se ganó el título de esa temporada deportivamente, aunque como mencionas, varios jugadores del conjunto vasco, como el mismo Lángara, abandonaron al equipo antes de finalizar la temporada para emigrar al futbol pampero.

      Eliminar