Páginas vistas en total

miércoles, 16 de julio de 2014

LAS TRES PRIMERAS COPAS DE ALEMANIA


1. SUIZA 54

Tras superar en cuartos de final a Turquía (4-1) y despedazar en semifinales a Austria (6-1), la selección de la entonces Alemania Federal (parte occidental del país, dividido tras la Segunda Guerra Mundial) llegó a la final. Su rival sería la aparentemente invencible Hungría, la cual, en la primera vuelta, había dado cuenta de los teutones por el escandaloso marcador de 8-3.

    El partido decisivo se jugó el 4 de julio de 1954 en el Estadio Wankdorf de Berna.

    Los magiares se adelantaron rápidamente en el marcador con anotaciones de Puskas al 6’ y Czibor al 8‘. Todo parecía decidido, pero la reacción germana estalló y gracias a sendas anotaciones de Morlock al 10’ y Rahn al 18‘, ya para el medio tiempo estaba igualado el marcador. Hacia el final de encuentro, al ‘84, una nueva anotación de Rahn le dio a Alemania su primera copa del mundo.


Estas fueron las alineaciones del partido:

ALEMANIA FEDERAL:
Turek; Posipal, Kohlmayer y Eckel; Liebrich y Mai; Rahn, Morlock, Schafer, Ottmar Walter y Fritz Walter.  Entrenador: Sepp Herberger

HUNGRÍA:
Grosis; Buzanszky, Lantos y Bosik; Lorant y Zakarias; Czibor, Kocsis, Hidegkuti, Puskas y Toth. Entrenador: Gusztav Sebes




2. ALEMANIA 74

La selección de Alemania Federal superó en primera ronda a Chile (1-0) y Australia (3-0). Mientras que sorpresivamente cayó con su contraparte democrática (0-1). Aún así, alcanzo la segunda ronda, en la cual debió jugar una nueva fase de grupos para alcanzar la final.

    En esta nueva fase, los germanos superaron a Yugoslavia (2-0), Suecia (4-2) y Polonia (1-0). Así, lograron alcanzar la final, donde su rival sería la imponente “Naranja Mecánica” de Johan Cruyff. El duelo decisivo se jugaría el 7 de julio de 1974 en el Estadio Olímpico de Munich.

   Los holandeses se adelantaron al minuto 2 con anotación de Johan Neeskens, pero los teutónicos no desistieron y acabaron dándole la vuelta al marcador con sendas anotaciones de Paul Breitner  al 25’ y Gerd Müller al 43’.


Estas fueron las alineaciones de aquel encuentro:

ALEMANDIA FEDERAL:
Maier; Vogts, Beckenbauer, Schwarzenbeck y Breitner; Hoeness, Bonhof, Overath y Grabowski; Muller y Hoelzenbein. Entrenador: Helmut Shön

HOLANDA:
Jongbloed; Suurbier, Rijsbergen (De Jong), Haan y Krol; Jansen, Neeskens, Van Hanegem y Rep; Cruyff, Rensenbrink (Van de Kerkhof)). Entrenador: Rinus Michel.




3. ITALIA 90

En primera ronda, la selección teutónica superó a Yugoslavia 4-1, a Emiratos Arabes Unidos 5-1 y empató 1-1 con la Colombia de Higuita, Valderrama y Rincón.

   En octavos de final dio cuenta de Holanda 2-1, en cuartos venció Checoslovaquia 1-0 y en semifinales, tras igualar 1-1 con Inglaterra, logró vencer en los penales 4-3 y colarse así, de nueva cuenta, a una instancia decisiva.

   Su rival sería el mismo que ya lo había derrotado en la final del mundial anterior: Argentina.
El encuentro se disputó el 8 de julio de 1990 en el Estadio Olímpico de Roma.

   El duelo fue cerrado, sin muchas opciones de gol (como lo fue todo ese mundial), por lo cual todo parecía indicar que se resolvería más allá del tiempo reglamentario. No obstante, faltando cinco minutos, Rudi Voëller cayó dentro del área y el árbitro mexico-uruguayo, Edgardo Codesal marcó una dudosa pena máxima que decidió el encuentro a favor de los germanos. El encargado de hacer el gol de la copa fue Andreas Brehme.


Estas fueron las alineaciones:

ALEMANIA:
Illgner; Augenthaler, Berthold (Reuter), Kohler y Buchwald; Brehme, Haessler, Mattaeus y Littbarski; Klinsmann y Voëller. Entrenador: Franz Beckenbauer.

ARGENTINA:
Goycoechea (el famosísimo para-penales); Simón, Serrizuela, Ruggeri y Troglio (Monzón); Sensini, Burruchaga (Calderón), Basualdo y Lorenzo; Maradona y Dezzoti (jugó para León y Atlas).




Y como colofón:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada