Páginas vistas en total

miércoles, 12 de marzo de 2014

LOS REBOCEROS DE LA PIEDAD

La Segunda División fue fundada en 1950, con siete equipos: Zacatepec Pachuca, Querétaro, Toluca, Irapuato, Morelia y Zamora, al final de la cual quedaron campeones los afamados “Cañeros”, quienes se ganaron así el honor de ser el primer equipo en lograr su ascenso a la Liga Mayor.

De cara a la temporada 51-52 fueron aceptados otras dos escuadras: Moctezuma de Orizaba (el cual reapareció tras un año de ausencia en el profesionalismo) y “Los Reboceros” de La Piedad. El equipo michoacano, fundado por el licenciado Humberto Romero Pérez y sostenido económicamente por Juan N. López (quién luego le daría nombre al estadio piedadense) y su hijo Ernesto, sorprendió a todos los demás contendientes y, bajo la dirección técnica del ex portero del América José Moncebáez, logró coronarse campeón.
Primer escudo del club, usado en la época de su primer ascenso. 
Imagen tomada de memoriafutbolera.com

Su debut en Primera División se dio el 20 de julio de 1952, enfrentando en casa al Tampico. Triunfaron “Los Jaibos” 1-3. El gol de La Piedad lo anotó Manuel “Mecánico” Gómez. Esta fue su primera alineación: Enrique Aguilar; Ibarra, José María Rodríguez y Trinidad “Carpo” Rodríguez, Lujambio y Sosa; Cosme Vargas, “Josélillo” Ramírez, “Chale” Rivera, Manuel “Mecánico” Gómez y Leonel Jacobo. Moncebáez se mantuvo al timón.

En la fecha 3, La Piedad obtuvo su primer triunfo, venciendo al Oro 1-0. Sin embargo, a partir de ese partido, las cosas se pusieron difíciles para “Los Reboceros”, que sufrieron siete derrotas en fila, la peor de ellas, 7-0 con Guadalajara. Así, apenas cinco meses después de su debut, el 14 de diciembre de 1952, quedó confirmado el descenso de La Piedad. Habían perdido 14 de 22 partidos. Sólo obtuvieron seis victorias. Su último encuentro lo jugaron contra el Atlante, empataron 0-0. Esta fue su alineación: Enrique Aguilar; José María Rodríguez, Trinidad “Carpo” Rodríguez y José Villegas (sí, el inmortal “Jamaicón” empezó su carrera con “Los Reboceros“), López y Sosa; Arnulfo Avilán, Navarro, “Chale” Rivera, González, Chavira. Moncebáez ya había sido cesado para entonces y su lugar ocupado por la dupla Antonio Álvarez y Servando Vargas.


“Los Reboceros” permanecieron en Segunda División hasta 1994, cuando fue creada la Primera “A”. En esta polémica división, creada por José Antonio García, los michoacanos alternaron buenas y malas temporadas, hasta que en el año 2000 la franquicia fue adquirida por Valente Aguirre, ex dueño de León y Curtidores, especialista en ascender equipos. Así, la escuadra michoacana fue reforzada por elementos de prestigio como el veterano arquero argentino Norberto Scoponi, los costarricenses Álex Madrigal y Óscar Rojas, el goleador camerunés Francois Endene, así como los mexicanos Ricardo Cadena, Luis Francisco “Güicho” García, Margarito González y los entonces juveniles Rafael Medina y Francisco “Kikín” Fonseca.

Llegaron a la final del Invierno 2000, pero cayeron ante los Gallos de Aguascalientes por marcador global de 4-6 (1-1 y 3-5). El golpe causado por la inesperada derrota fue severo, pero Valente Aguirre no se rindió y, tras realizar algunos cambios en el equipo como la salida de Scoponi y Endene, y la llegada de gente como el guardameta Saúl Sánchez, el volante chileno Roberto Cartes y el atacante pampero Daniel Rosello se preparó para la revancha. La Piedad ganó el Verano 2001, derrotando en la final a Toros Neza, 3-3 y 4-2, (7-5, global). Así, se ganó el derecho de enfrentar por el ascenso a los Gallos de Aguascalientes. En tierras hidrocálidas, “Los Reboceros” perdieron 1-0, pero en casa fueron ampliamente superiores y derrotaron a los emplumados 4-1, obteniendo su boleto a Primera División, tras casi 50 años de ausencia.


En su juego de retorno, “Los Reboceros” empataron con “Las Chivas” 1-1, en el monumental Estadio Jalisco. El gol michoacano lo hizo Pedro Pineda. Esta fue su alineación: Saúl Sánchez; Ricardo Cadena, Roberto Dominguez, Álex Madrigal y Daniel Alcantar; Andrés “Andy” Pérez, Joaquín Hernández, Óscar Rojas y Manuel “Matador” Martínez; Francisco Fonseca y Pedro Pineda. Director técnico: Carlos Bracamontes (quién también ascendió a Curtidores).

)

Tras un desastroso Invierno 2001, en que apenas hicieron 16 puntos y acabaron en el último lugar, con grandes posibilidades de descender, se decidió la salida de elementos que no dieron los resultados que se esperaban como el tico Rolando Fonseca y Pedro Pineda y se reforzó al equipo con jugadores experimentados como el defensa Héctor López (ex Atlas y Santos), el mediocampista Jaime Ordiales (llegado del León), el volante brasileño Almir de Souza y el atacante paraguayo Oswaldo Cohener.


Las cosas esta vez resultaron desde un principio y, haciendo una campaña inmejorable bajo la batuta del “Rey Midas“ Víctor Manuel Vucetich, “Los Reboceros” terminaron de super líderes generales, con un total de 37 puntos. Sobra decir que se salvaron del descenso. En la liguilla debieron enfrentar al América, que entraba en el discreto octavo lugar general. Las cosas se complicaron desde el juego de ida y los michoacanos se despidieron rápidamente de la serie por el título al son de una doble derrota por 3-1 (6-2, global).

)

De cara al siguiente torneo, la franquicia fue adquirida por un grupo de empresarios que, arguyendo la falta de instalaciones y el poco interés de la afición, se llevó la franquicia a Querétaro, para que renacieran los “Gallos Blancos”. Esta fue la última alineación de los piedadenses en el máximo circuito: Carlos Briones; Ricardo Cadena (Francisco Fonseca), Héctor López, Julio “Jerry” Estrada (Manuel Martínez) y Joaquín Hernández; Jaime Ordiales, Rafael Medina, Óscar Rojas y Almir de Souza; Oswaldo Cohener (Omar Monjaraz) y Claudio da Silva “Claudinho”. Los dirigía el “Rey Midas” Víctor Manuel Vucetich.


La Piedad, sin embargo, no desapareció, siguió jugando en la Primera “A”. En el Invierno 2002, consiguieron llegar a la final del torneo, pero tras perderla con Irapuato (5-4, en penales), la franquicia fue llevada a Celaya. En la campaña 2004-2005, la filial de Chivas jugó en la ciudad rebocera, pero La Piedad como tal no regresaría hasta el Apertura 2009, para competir en la recién denominada “Liga de Ascenso”. En 2011 la franquicia, en medio de graves problemas económicos, fue adquirida por el empresario Fidel Kuri, quien pese a su origen veracruzano, siempre afirmó que la franquicia permanecería en la ciudad. Los Reboceros obtuvieron el campeonato en el torneo Apertura 2012 tras superar a Dorados de Sinaloa 3-2 global y debieron enfrentar por el ascenso a Neza, lográndolo vencer, tras dos apretados encuentros (0-1 y 1-0), en penales: 5-3.

)

No obstante, el festejo duró muy poco para los Reboceros, apenas un día después de su coronación se anunció que el dueño del equipo había solicitado cambio de sede, y antes del draft, la noticia se confirmó: La Piedad no tendría futbol de primera, la franquicia sería llevada a Veracruz para darle nueva vida a los Tiburones Rojos, temibles devoradores de franquicias.

Para conocer la historia de más equipos antiguos y desaparecidos, da clic aquí

1 comentario:

  1. Vamos Reboceros!!!! mi segundo equipo, que debería ser de Primera pero que nos robaron nuestro lugar. Algún día (y si puedo ser yo, qué mejor) el fútbol le resarcirá a La Piedad todo lo que le han quitado en fútbol. Ya llegará tu momento, Reboceros.

    ResponderEliminar