Páginas vistas en total

sábado, 18 de enero de 2014

CRUZ AZUL: 50 AÑOS EN PRIMERA

Los trabajadores de la entonces Compañía Manufacturera de Cemento Portland “La Cruz Azul“ S.A., ubicada en el poblado de Jasso, Hidalgo (muy cerca de Tula) tenían preferencia por la práctica del béisbol hasta 1927, cuando llegó a sus instalaciones un odontólogo que además de sacar muelas era futbolista: Carlos Garcés. Garcés, ironías de la vida, era entonces jugador del América y fue el creador de la famosa porra “siquitibúm”. Un año después, sería parte de la selección mexicana que participó en los Juegos Olímpicos de Amsterdam 1928. El odontólogo enseñó a los trabajadores los rudimentos del balompié y, algunos años después, en 1932 fue fundado el Club Deportivo Social y Cultural Cruz Azul. Pronto, el equipo cementero comenzó a participar en la Liga Estatal de Hidalgo, obteniendo su primer campeonato en la temporada 34-35.
La escuadra celeste también representó a Hidalgo en los I Juegos Deportivos de la Revolución, celebrados en la Ciudad de México durante el mes de noviembre de 1941. En esta competencia, Cruz Azul se coronó campeón del Grupo B, tras superar a Quintana Roo, San Luis Potosí, Oaxaca, Guerrero y Michoacán. Sin embargo, el ingreso al profesionalismo tardaría 20 años más en llegar, pues el equipo cementero no sería aceptado en la Segunda División hasta el Torneo de Copa de 1961.
El debut en liga para el Cruz Azul se dio en la campaña 61-62. Estos fueron sus primeros jugadores: José Luis Sánchez; Roberto Reynoso, Gabriel Peña, Jorge Soria y Juan Díaz; Felipe Negrete y Víctor Arellano; Porfirio Gutiérrez, José Pérez, Jaime Lomelí y Lupe Díaz. Su entrenador era Paulino Sánchez. Durante su primer temporada, Cruz Azul alcanzó un honroso cuarto lugar, quedando debajo de Pumas (que esa temporada ascendió), Refinería Madero y Poza Rica. De cara a la 62-63, siguió como técnico Paulino Sánchez, sin embargo los malos resultados provocaron que después de 16 jornadas fuera sustituido por el húngaro Jorge Marik, quién tuvo un buen cierre de temporada (9 triunfos, un empate y cuatro derrotas), permitiendo a Cruz Azul quedar en quinta posición.
Llegó la temporada 63-64 y en la mente de la directiva celeste, encabezada por Guillermo Álvarez Macías (padre del actual presidente del equipo), no había otra idea que la de coronarse campeón y alcanzar el ascenso. Mantuvieron en el timón a Marik, mientras que reforzaron el conjunto con dos jóvenes que pronto harían historia con el conjunto celeste: Héctor Pulido (llegado de La Piedad) y Fernando Bustos (quien aún no tenía experiencia en el fútbol profesional). El equipo celeste tuvo un arranque magnífico, manteniéndose invicto hasta la jornada 13, sin embargo, faltando una jornada para acabar el torneo, Poza Rica superaba por un punto a Cruz Azul. Los “Petroleros” visitaban al Orizaba, mientras que los “Cementeros” recibirían al Zamora. Cruz Azul hizo su parte aplastando a los michoacanos 7-1, pero aún debían esperar el resultado entre escuadras veracruzanas, pues si Poza Rica ganaba, perderían toda posibilidad de coronarse. Para sorpresa del medio futbolístico, los orizabeños no mostraron ninguna compasión por sus coterráneos, venciéndolos 2-1.
Así, el 19 de enero de 1964, se concretó el ascenso de Cruz Azul a primera división. Estos fueron los hombres que consiguieron la hazaña: Jesús “Charro” García; Roberto Reynoso, Ramón Ibarra, Rogelio Alba y Enrique López; Héctor Pulido y Raúl “Pecas” Arellano; Porfirio Gutiérrez, Fernando Bustos, Roberto Muciño y Lupe Díaz. Su debut en primera se daría unos meses después, el 6 de junio, con una derrota ante Monterrey, 4-1. Cruz Azul permanecería en su sede original, el “Estadio 10 de Diciembre” hasta 1971, cuando, con la intención de convertirlo en un cuadro de arrastre nacional y tras haber ganado ya dos campeonatos de Primera División (68-69 y México 70), se mudó al Estadio Azteca.

1 comentario:

  1. Apartando colores y sentimientos, felicidades al Club Deportivo Cruz Azul por sus 50 años ininterrumpidos como equipo de la máxima categoría. Cinco décadas dónde han brindado al fútbol mexicano una dinastía inolvidable, decenas de excepcionales jugadores y grandes encuentros que permanecerán eternamente en el recuerdo.

    ResponderEliminar