Páginas vistas en total

lunes, 3 de junio de 2013

Carta abierta a Fidel Kuri



Redacto estas líneas para usted como aficionado al fútbol, a los Reboceros de La Piedad, al fútbol mexicano en general y a la justicia deportiva.

Primero que nada, quiero dejar muy en claro que entiendo su postura: Usted no es benefactor ni hermana de la caridad; usted es un empresario y lo que busca generar en todos sus negocios es ganar dinero, yo no tengo un problema con ello; lo que me causa conflicto son las formas y la impunidad ante el verdadero asalto que cometió para con una afición, con una ciudad.

No se preocupe, el texto está libre de cualquier comentario negativo o peyorativo, aún y cuando la redacción imaginaria previa incluyera dichos calificativos por docenas. Si no hay diálogo, no vale la pena intentar expresarse.

El gran problema que tengo con los empresarios como usted, que llegan a invertir al fútbol mexicano por amor al billete y no al juego, es que de entrada están comenzando mal y hay algo básico que deben entender antes de que la pelota ruede de su lado: La mejor forma de ganar dinero en el fútbol, es darle a la gente el espectáculo que busca; hasta ahí me parece vamos en la misma dirección, mas enfatizo: las formas están mal.

Usted está en todo su derecho en anhelar y buscar Primera División para Veracruz, Orizaba o la ciudad que le venga en gana; lo que me parece escandaloso e indignante es que lo haga de la manera en que lo hizo: ascendiendo a un equipo y de manera anti-deportiva y anti-reglamentaria colocándolo en otro lugar, porque sí. No nos engañemos, tanto usted como yo sabemos que al inicio de cada año futbolístico se certifican las plazas para que puedan jugar en el Ascenso y que el Juan N. López sí cumplía con los requisitos, fue solamente el pretexto que encontraron para justificar el cambio y actuar "con base en el reglamento", ¡bah! patrañas; como todo en México, se arregla con billetazos.

¿Sabía usted que sus queridos tiburones nunca han podido subir de manera leal, deportiva a la Primera División? todos sus regresos están marcados por compras de equipos y promociones, deje le refresco la memoria:

1964: Los tiburones regresan ganando una promoción, pues se aumentó a 16 el número de equipos de Primera División ese año.
1989: Los Tiburones reaparecen en Primera tras comprar la franquicia del recién ascendido Potros Neza (¿deja vú?).
Invierno 2001: La Trinca Fresera abandona Irapuato para convertirse en los Tiburones Rojos.
Verano 2002: El tiburón "original" regresa tras vencer a León en una promoción, de nueva cuenta por aumento de equipos en Primera, esta vez a 20.
Clausura 2013: Comprando el lugar del recién ascendido Reboceros.

La historia de los "ascensos" de Veracruz. Imagen enviada
de manera anónima a nuestras redes sociales.

Recuerdo sus declaraciones luego de la victoria en Neza: "La Piedad es de La Piedad, no tengo que pensar ahorita en eso. Los muchachos se esforzaron y sería injusto quitarle a la gente su equipo"[1]. ¿Acaso su palabra no vale nada? Pero luego recuerdo que en Orizaba aún tiene muchas cuentas pendientes y dinero del que no se sabe bien a dónde fue a dar; la respuesta a esa pregunta se responde sola.

Tristemente, usted es uno más de esos adictos al dinero que no les importa poner una liga de cabeza en pro de sus intereses. Comprar franquicias es una deshonrosa tradición que -le juro- sólo pasa en este fútbol, en las ligas de primer nivel esto es algo impensable, absurdo, primitivo. En México ha pasado desde 1970 y con resignación veo que este verano se revivió esa horrible costumbre, tras 10 años de pensar que finalmente habíamos superado ese actuar deshonroso (Si quiere conocer un poco más acerca del tema, lea este otro escrito que nos ha orillado a actualizar en unas semanas más con su último negocio -y los otros que invlucran a Querétaro, Chiapas y San Luis-, ese que le tiene ya asegurado su lugar en el salón de la infamia).

Es más, a sus "amados" Reboceros ya habían sufrido algo similar hace 11 años: subieron para el Invierno 2001, fueron superlíderes en el Verano 2002 y como premio se los llevaron a Querétaro. Pero algo me queda de consuelo: la historia de todos esos equipos surgidos al vapor y comprando el lugar de otro club terminan del mismo modo que aparecieron: vendidos al mejor postor y mudándose, o cayendo en las garras del descenso. El fútbol tarde que temprano repara las heridas y pone a cada quien en su lugar, que eso nunca se le olvide.

Potros Neza (1989), Unión de Curtidores (1999) y La Piedad (2013),
los campeones de Segunda que no llegaron a jugar a Primera.

Por eso le sugiero -continuando con la idea del cuarto párrafo- que, si va a inventir en el fútbol no lo haga con mentalidad de empresario; no acertará. Visualícese como un aficionado que aprendió a querer y seguir unos colores de toda la vida. Ganar aficionados es muy sencillo: invierta en fuerzas básicas, busque jugadores de calidad, contagie con su actitud el cariño hacia el equipo, no haga promesas que no cumplirá y que todo lo que gane sea en ese campo verde delineado con cal; es la única forma honorable de conseguirlo. La trampa en el deporte ultimadamente derivará en pérdidas económicas para usted.

Yo como aficionado seguiré consumiendo la Liga Mexicana si en verdad se premia a los mejores y se castiga a los peores, si en la liga lo deportivo se antepone a lo económico, si la liga respeta el lugar del que asciende y obliga a jugar en segunda al descendido. Ustedes, aficionados al dinero no han entendido aún que aquí se trata de ganar todos: ustedes inviertan en el fútbol cancha, en el aspecto deportivo y en el espectáculo, y les aseguro que tendrán muchas más ganancias que las actuales; pero su parquedad, su poca visión a largo plazo y esa urgencia de "ganar ahorita lo que se pueda" hace que sigamos hundidos en una mediocridad palpable cuyo círculo vicioso cada vez ahorca y asfixia más al mismo producto que cada día les resulta más difícil vender.

Otra imagen anónima
Ya con eso cierro esta carta, le deseo de manera personal que sus nuevos tiburones tengan un camino complicado y difícil en Primera, ahorita el apoyo está a tope por cuestiones electorales, a ver si así continúa una vez que el vendaval político se aleje. Ahora, si en algo le conmovió esta carta -y espero así sea-, aún está a tiempo de enmendar el camino y reparar el daño hecho: comprométase a fomentar el "sentimiento" hacia el equipo, encamine acciones para desarrollar el deporte en el estado de Veracruz y procure la permanencia del equipo que, aunque no se haya ganado su lugar de manera honrosa, su afición de nada tiene la culpa; y si tiene algo de decencia y quiere volver a dormir bien por las noches, trate de buscar inversionistas interesados en regresar el fútbol a la ciudad de La Piedad; ya han sido objetos de muchas vejaciones antes y no es justo que una afición que merece tener fútbol de PRIMERA se quede con las manos vacías.

Y por supuesto, el derecho de réplica está abierto en este espacio para cualquier comentario que quiera hacernos.

 Atte.
La Coordinación Gral. de Fútbol sin Compromisos

P.D.: Desconozco sus gustos musicales, pero de parte de toda la afición michoacana que tontamente nos ilusionamos con el regreso del Derbi entre Monarcas y Reboceros para el Apertura 2013, le dedicamos esta canción del grupo de rock mexicano Yokozuna:





[1] Diaro ESTO, domingo 19 de mayo 2013, p. 14A.

2 comentarios:

  1. Después de oírlo con lo del Veracruz-América y su amenaza de jugarlo a puerta cerrada si no le dejaban vender los boletos al costo que imponía, me da una pena que tipos como este barbajan estén en el negocio del fútbol. Una de las peores tragedias de Veracruz es que siempre vean el fútbol como una cuestión política donde los gobiernos locales utilizan la afición y el fervor del deporte como un aliciente electoral, como si se tratara de una despensa para chantajear los sentimientos del aficionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la gente cae en el juego, que es lo más penoso del asunto. Y ya no sólo se conforma con robar lugares, ahora también le quiere robar a su afición desde la taquilla.

      Eliminar