Páginas vistas en total

domingo, 5 de mayo de 2013

SEMIFINALES DE CHAMPIONS: REAL MADRID VS BORUSSIA DORTMUND


LIGA DE CAMPEONES DE EUROPA
EL ÁNÁLISIS
SEMIFINALES DE CHAMPIONS
POR CHRISTIAN ESPINOSA FRAGOSO



REAL MADRID 3 VS 4 BVB DORTMUND

Gran serie entre el Madrid y el Dortmund que deja a los merengues otra vez fuera de conquistar la décima orejona y que nos regala una de las más gratas sorpresas en los últimos años en el fútbol europeo: un Borussia fresco, joven, de ideas innovadoras y de un trabajo en equipo sorprendente.


La ida

Cuando uno juega al fútbol puede percatarse que hay tardes o noches mágicas, donde todo sale a la perfección, en el que la fortuna, los balones divididos, las circunstancias, los rebotes juegan a tu favor; aunado inevitablemente a un orden, a un estilo y comandado por un líder en el banquillo que supo cuando y cómo vencer a un equipo que venía como favorito y con una racha que hablaba por sí sola. Es así como describo la ida donde el juvenil equipo alemán batió con categoría al son de 4-1 al glorioso Real Madrid.

Desde un inicio el estratega madridista nubló a sus dirigidos con su planteamiento, Sergio Ramos venía siendo un central impasable junto con Varane, tras las lesiones de Arbeloa, Marcelo y Essien, movió a Ramos a la lateral e incrustó a Pepe como marcador central cuando el portugués se notó falto de ritmo y muy lento.

Antes del minuto 10 comenzó el calvario y se gestó la gran noche de Lewandowski al marcar el primero. El cuadro blanco respondió con sus acostumbrados latigazos a velocidad y de la mano de Higuaín que le puso un “bon bon” a CR7 se igualó el partido, previo a una tremenda desatención de Hummels. El empate no era justo, ya que los de amarillo con negro seguían avasallando las bandas y el centro madridista; el hecho de que Mourinho no alineara a Di Maria fue un factor importante, ya que el argentino venía siendo clave en el esquema del equipo para ir al frente y para encontrar profundidad; mientras tanto Modric nunca pudo sentirse cómodo en el centro del campo y jamás se compactó con Ronaldo ni con “Pipita”.

Ya conocemos la historia de los segundos 45 minutos, un infierno para el Madrid y un vendaval de ilusiones para el Dortmund y su goleador. Se registraron 4 tantos pero si no es por Diego López se hubiesen llevado a tierras ibéricas un mínimo 6 goles.




La vuelta

Llegó la vuelta, para ello, como buen equipo grande y pese a la gran loza en la espalda, la fiel afición tenía confianza en realizar la hazaña, hazaña que siendo francos y sensatos los jugadores no estuvieron tan alejados de realizarla.

Consciente del error táctico del cotejo pasado, el afamado estratega portugués mando a Essien a la lateral, reacomodó a Sergio Ramos con Varane y mandó una media con jugadores de buena proyección ofensiva, dejando en la banca al alemán Khedira.

Sí, el cuadro blanco pierde la eliminatoria en un gran porcentaje en la ida, pero qué me dicen de los 15 minutos iniciales de la vuelta… Llegadas por racimo y fallos al que no se puede dar el lujo de cometer un equipo que va por una remontada histórica. El BVB Dortmund se vio superado en el primer cuarto de juego y ni Ozil, ni Higuaín y ni su máxima estrella CR7 pudieron reflejarse en el electrónico. A destacar la puntualidad en los achiques y grandes reflejos del meta Weidenfeller.

Pasando la presión y torbellino merengue, volvió la calma al representativo alemán, le bajaron los decibeles a los de Mourinho manejando el balón con tranquilidad y cotragolpeando de manera puntual y precisa, incluso en varios acercamientos Lewandowski pudo hacer el gol que mataba cualquier aspiración española.

Llegaron los 45 minutos restantes y el Borussia tuvo el juego controlado, y fue hasta el final cuando explotó al Bernabeú cunado Benzema y Ramos marcaron los goles de la ilusión. Se agotó el tiempo y el Madrid quedó fuera, mordió el polvo cayendo de frente.

Mencionan que sea acabó la era del máximo rival de los blancos : el Barcelona,  pero más se acaba la era de Mourinho en el Madrid, en un Madrid que le quedó grande y que en su intención por ser más que el propio club se empachó de discursos baratos y de pretextos absurdos. Aplaudo el carácter de muchos jugadores y su calidad individual que por supuesto  no está en duda, sin embargo, este resultado es un claro ejemplo de que los grandes grupos, los grandes equipos dependen de un todo y no de alguien que se siente más que una organización.

Se debe aplaudir lo que ha realizado el Dortmund que hace aún más valiosas las ligas que ganó en Alemania en el pasado reciente y que ahora, lo cierra con una final de Champions. El hecho de no ser favorito lo hace aún más peligroso de cara a la final en Wembley.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada