Páginas vistas en total

miércoles, 25 de julio de 2012

EL CLUB ASTURIAS


El 7 de febrero de 1918 fue fundado, en casa de don Antonio Martínez Cuétara, en la Ciudad de México, el Club Asturias. Además de Martínez Cuétara, participaron en la reunión José Menéndez, Ángel Díaz y Joaquín Peláez, quienes decidieron segregarse del Deportivo Español. No obstante, pese a pedir su alta en el campeonato 18-19 de la Liga Mayor, ésta les fue negada a los asturianos, por lo que, despechados, decidieron formar su propia liga: La Nacional. En ella invitaron a participar a equipos como el ABC, el Catalunya, el Blanco y Negro, El San Cosme y el Águila de Pachuca, y, cómo la entrada era gratuita, rápidamente fue un éxito entre la afición. Así, buscando recuperar la hegemonía perdida, la Liga Mayor decidió admitir al Asturias con miras al campeonato siguiente, el 19-20. El primer equipo astur, que por cierto, jugaba con calcetas y shorts negros, además de playera blanca con rayas azules dispuestas de manera vertical, estaba conformado por: José Menéndez; Joaquín Peláez y José Álvarez; Félix Suárez, José Romano y Ramón Junco; Oscar Riquer, Enrique Sordo, Luis Argüelles, Antonio Girón y Víctor Mainou.

Auspiciado por la gran colonia española que había en México en aquellos años, el Club Asturias creció y pronto se hizo de un gran número de socios. Cómo su sede la tenía en un antiguo caserón, el equipo comenzó a ser llamado: “El Equipo de la Casona”. Su rivalidad con el Club España nació desde el primer encuentro y, por mucho tiempo, los blanquiazules ambicionaron quitarles el lugar preponderante a los hispanos. Finalmente lo consiguieron en la campaña 22-23, cuando, dirigidos por el escocés Gerald Brown y con el aporte de jugadores ibéricos como José Ramón Ballina y dos refuerzos tapatíos que llegaron del Atlas: Juan José “Lico” Cortina y Adrián Lecanda, resultaron campeones.

 En 1936, el club inaguró su propio estadio, el Parque Asturias, derrotando al poderoso Botafogo, que contaba con el inmortal Leónidas, cuatro goles a dos. Tres años más tarde, venciendo 2-1 al poderosísimo Necaxa de “Los Once Hermanos”, en un partido célebre por la lesión de Horacio Casarín que causó la ira de los aficionados y posterior quema del Parque Asturias, “El Equipo de la Casona” se coronó por segunda vez. Entre los integrantes del campeón estaban tres españoles llegados del Barcelona: Joaquín “Chavo” Urquiaga (portero famoso por su gordura), Fernando “Gavilán” García (mediocampista que luego sería un gran entrenador) y Julio Munlloch (delantero); el goleador costarricense Antonio Hütt y los mexicanos Carlos Laviada (quien acababa de regresar del Real Oviedo), Antonio “Negro” León, José Soto, Justo San Sebastián y Francisco Argüelles. Su entrenador era José Ramón Ballina.

 Cabe señalar, que si bien el equipo asturiano sólo ganó dos Ligas en la Época Amateur, obtuvo en cambio: ¡Ocho Copas! Esto en las ediciones de 21-22, 22-23, 23-24, 1933-1934,1936-1937, 38-39, 39-40 y 40-41. Al comenzar el profesionalismo en 43-44, el Asturias, dirigido por el austriaco Ernesto Pauler (legendario portero del Necaxa), formó un cuadro imponente con Ángel “Pulques” León en la puerta; José Antonio Rodríguez y Suárez en la defensa; Pedro Regueiro, Raúl Santizo e Ignacio Cabezón en la media cancha; Tomás Regueiro, Francisco Fandiño, Roberto Aballay, José Noguera y José Menéndez, al ataque. Cabe señalar que todos ellos, salvo el portero, eran extranjeros (españoles o argentinos). Con esta alineación, el equipo blanquiazul peleó codo a codo con el poderosísimo España durante 18 fechas y al final, como terminaron empatados en puntos, debieron jugar un partido extra para definir quien sería el primer campeón profesional. En dicho partido, y contra todo pronóstico, el club Asturias se alzó vencedor, aplastando a su archirrival 4-1 con goles de Roberto Aballay (2), José Menéndez y Tomás Regueiro.
Sin embargo, a partir de entonces “El Equipo de la Casona” comenzó a decaer, alejándose de los primeros lugares y padeciendo temporadas pésimas.

Finalmente, víctima de intrigas federativas y problemas diplomáticos entre los gobiernos de España y México, el Club Asturias -igual que lo hizo su odiado rival-, desapareció al final de la campaña 49-50. En su último partido, el Club Asturias perdió con el Atlante 4-2. En él alinearon: Melesio Osnaya; Baltazar Padilla, Enrique Llorente y José Antonio Roca (el famoso “Anti-Chiva”); Carlos Blanco (español naturalizado mexicano, mundialista en Suecia 58) y Carlos Guevara; De la Fuente, Walter Allen Meneses (costarricense), Pedro Maupome (argentino), “Panchito” Hernández (el mismo que por muchos años fue directivo del América) y Pedro Arnauda (cubano). Los dirigía el húngaro Jorge Orth.

Para conocer la historia de más equipos antiguos y desaparecidos, da clic aquí

2 comentarios:

  1. Una curiosidad relacionado con Asturias. Cuando la franquicia del Club d Fútbol Monterrey se cimento en primera división a inicios de los sesentas el representante del equipo ante la liga, José Ramón Ballina, lo registró con las rayas verticales en azul y blanco en memoria del Equipo de la Casona ya que el había sido aficionado del legendario equipo.

    ResponderEliminar