Páginas vistas en total

jueves, 31 de marzo de 2011

¿Y tú Moisés, cuándo?

Gran polémica ha desatado la última actuación de la Selección Mexicana, y en un caso muy particular, el portero del América, Francisco Guillermo Ochoa, ha sido duramente criticado por la prensa y una gran parte de la afición.

Por ahora prefiero no dar mi opinión acerca de éste, ya que sería dar continuidad a un suceso que es alimentado más por lo mediático que lo futbolístico. Y todo esto me lleva a recordar el hecho de que, históricamente, México ha sido cuna de grandes porteros, muchos de los cuales nunca alcanzaron la gloria que quizá merecían, pues la competencia por el puesto siempre ha sido muy dura y con muchos candidatos a ocupar el lugar que puede ser el más cruel dentro de la cancha.

Todo mundo tiene en la memoria o ha escuchado las hazañas de Antonio "La Tota" Carbajal, portero mexicano que ostenta -junto con el alemán Lotthar Matthäus- el récord de más copas del mundo jugadas, con un total de 5 Mundiales (Brasil 50, Suiza 54, Suecia 58, Chile 62 e Inglaterra 66). Pero pocos recuerdan nombres como Jaime "Tubo" Gómez, portero de las Chivas en la época del "campeonísimo", o Antonio "Piolín" Mota, portero del extinto Club Oro quien, con una atajada suya al mismo "Tubo" logró frenar en seco a la defensiva más poderosa de la época y evitó que el Club Deportivo Guadalajara ganara 5 títulos de forma consecutiva, y de paso llevó el trofeo de campeón de liga a las vitrinas de su equipo (el único que el Oro consiguió en su historia). Ellos y muchos más (Francisco Castrejón del América es otro que me viene a la mente) vieron como su talento quedó a la sombra de quien parecía sería el eterno guardamenta mexicano, y quien finalmente ocupó su lugar (Ignacio "Cuate" Calderón) se cuenta también que era más una decisión producto de la mercadotecnia -era el héroe y galán de moda de las foto-novelas de esa época- que por sus méritos y habilidades futbolísticas.

Izquierda: Antonio Carbajal, en sus tiempos de guardameta nacional. Arriba-derecha: Jaime "Tubo" Gómez, leyendo una historieta en pleno partido. Abajo-derecha: Ignacio Calderón estelarizando una foto-novela.

En los años noventa se vivió una situación similar, ya que el arribo y consagración de un portero llamado Jorge Campos hizo que muchos de sus contemporáneos se pasaran muchos años en la banca, esperando una oportunidad para poder mostrar sus cualidades (Alejandro "Gallo" García, Adolfo Ríos, Adrián Chávez, Nicolás Navarro y Félix Fernández, entre otros).

El "Brody", referente de México a nivel internacional, y por muchos años titular indiscutible bajo los 3 postes de la Selección.

Hoy en día la situación no es tan distinta. La gran calidad de los guardavallas mexicanos hace que la decisión de escoger a sólo 3 porteros para el representativo nacional sea ardua y de lugar a mucha discusión. Nombres van y nombres vienen, todos buscando cada jornada el dar lo mejor de sí para ser tomados en cuenta y, como se dice de manera coloquial, "llenarle el ojo" al Director técnico de la Selección. Se podría decir que actualmente la baraja la componen los siguientes cancerberos:



  • José de Jesús Corona (Cruz Azul).


  • Luis Ernesto Michel (Guadalajara)


  • Francisco Guillermo Ochoa (América)


  • Alfredo Talavera (Toluca)


  • Jonathan Orozco (Monterrey)


  • Cirilo Saucedo (Tigres)


  • Oswaldo Sánchez (Santos Laguna).

Todos ellos porteros con calidad, virtudes propias y características que hacen pensar en que los méritos que tienen -o tendrían, en un momento dado- para vestir la camiseta verde son obvias. Sin embargo, creo que hay un portero al que no se le ha hecho justicia hace mucho tiempo, ya que a lo largo de su carrera ha demostrado calidad, sobriedad, trabajo arduo, constancia y que ha sido un referente y pieza fundamental en los equipos en los que ha jugado: Moisés Muñoz.

Moisés inició su carrera en Monarcas Morelia, equipo con el que debutó en 1999, y del que fuera portero titular durante 9 años, del 2001 al 2010. Se destacó desde sus inicios por su buen golpeo de balón, por su estilo sobrio para jugar, el buen recorrido de su área y por su gran capacidad para atajar penales; tiene también la capacidad de dar largos despejes, que muchas veces terminan siendo pases a gol. Durante su estancia en Monarcas Morelia fue incluso seleccionado nacional y ocupó por mucho tiempo el puesto de segundo portero, debajo de Oswaldo Sánchez, durante la época de Ricardo LaVolpe. Fue titular en la Copa Oro del 2005 y también fue convocado para la Copa Confederaciones del 2005. No llegó al mundial, pero su calidad como portero seguro y confiable no mermó en lo absoluto; tanto que aún fue convocado a la Selección tanto por Hugo Sánchez como por Sven-Goran Erikkson.

Dentro de su historial se encuentra un título de campeón con Monarcas Morelia en el Invierno 2000 (siendo el portero suplente), 2 participaciones en Copa Libertadores de América, 1 Copa Oro, 1 Copa confederaciones, eliminatorias rumbo al Mundial de Alemania 2006, entre otros torneos que ha disputado.

Actualmente juega para el Atlante F.C., y se ha convertido en uno de los elementos más destacados e importantes de la escuadra azulgrana, haciendo olvidar un poco a quien por mucho tiempo fue símbolo y líder de los Potros de Hierro, Federico Vilar. Sin embargo, la prensa especializada, los medios y la misma afición se han olvidado de él, y a pesar de su innegable calidad no ha sido convocado -ni siquiera contemplado- por la gente del Cuerpo Ténico del representativo nacional.

A manera personal me gustaría que se le diera una nueva oportunidad a este portero, quien ha demostrado ya con creces su capacidad. Ojalá que la lucha por el puesto en la portería contemple bien a todos los candidatos y a quienes merecen estar en la lucha. Al final del día, eso repercutirá en una especie de "efecto dominó", en el que todos se esforzarán por ser cada día mejores, y quien ganará con todo esto al final será la misma Selección. Si yo tuviera las riendas del equipo nacional, ¡créanme qué Moisés estaría en mi lista!

miércoles, 30 de marzo de 2011

El panorama inmediato de la Selección Mexicana


Terminaron los partidos de preparación. El tiempo que el cuerpo técnico de la Selección que encabeza José Manuel de la torre tuvo para observar jugadores dentro de la cancha, si bien no fue tanto como hubieran querido, dio definitivamente esbozos de lo que se avecina y podremos observar en los próximos meses. Encarar dos torneos de importancia como lo son la Copa de Oro y la Copa América crea una gran disyuntiva para quienes son responsables del combinado nacional, ya que se acerca el momento clave que implica el encarar dos competiciones con objetivos distintos: los medios hacen hincapié en que la Copa de Oro es obligación ganarla; mientras que en la Copa América el objetivo principal apunta al hecho de dejar una gran imagen y mostrar un equipo competitivo.


El disputar torneos continentales de dos confederaciones distintas, si bien puede tomarse como un fogueo importante que permite el desarrollo de nuestro fútbol, también plantea situaciones que tienen que trabajarse de una manera casi perfecta: mientras el resto de las selecciones que participará en ambos torneos concentrará a los 23 mejores jugadores que tienen, en México tendremos que rascar por todos lados para encontrar alrededor de 35-40 jugadores cuyo nivel les permita ser parte de la Selección, con todo y los atenuantes que existen (como el límite de edad para 18 de los jugadores que jugarán en la Copa América).


Independiente a la discusión de si en México existen los suficientes jugadores para encarar ambos torneos, es innegable que para la Federación Mexicana de Fútbol la prioridad es la Copa de Oro, ya que permitiría que se participe en la próxima Copa Confederaciones, además que moralmente fomentaría el repunte y la re-afirmación de que somos "el gigante del área"; mientras que la participación de México en Argentina 2011 pareciera ser una pretemporada muy cara -pero también muy valiosa, si se le sabe sacar provecho- para quienes el año quentra competirán por un lugar en los juegos olímpicos de Londres 2012.


Si pudiera sugerir algo al cuerpo técnico, diría que los 5 refuerzos a la selección sub-22 que viajará al cono sur en julio de este año deberían encontrarse en las siguiente posiciones:


Portero: un portero con experiencia es vital para contagiar de seguridad a la zona baja. Se convierte en automático en el líder, en quien ordena y quien comanda las acciones defensivas.

Defensa central: por razones similares a las del portero, un central con experiencia aportará fuerza, calidad y aprendizaje a los chicos. La organización de la zona baja tendría 2 pilares en los cuales soportar los momentos de presión.

Contensión: una de las posiciones más importantes del fútbol moderno, es quien da equilibrio y proyección al equipo. Se necesita alguien que sepa dar pausa, retener el balón, proyectar pases precisos a los que se encuentren adelante y también apoyar la zona baja cuando sea necesario. Un jugador que sepa ser escudo y catapulta es vital para el ritmo contemporáneo.

Volante: de preferencia alguien ágil, que sepa recorrer la banda. Una buena visión para saber desbordar, encarar rivales y enviar pases precisos a los delanteros puede crear diferencia a la hora de revisar el marcador final. Se necesita alguien con agilidad tanto física como mental, que no tenga temor de atreverse a realizar jugadas diferentes o imprevistas.

Delantero: aquí es quizá el punto más difícil. A excepción del "Chicharito" Hernández, las características de los delanteros convocados por el "Chepo" manejan un perfil de jugar de espaldas, de retener el balón y el estar pendientes de los centros que les sean enviados. Si bien los esquemas tácticos no son rígidos y pueden -deben- acoplarse a las situaciones propias de cada partido, el poner a dos delanteros con características similares en un partido puede resultar contraproducente, ya que ambos podrían estorbarse o terminar por no entenderse. Aquí habría que tener especial cuidado y atención.


Aún hay suficiente tiempo para que los jugadores demuestren su verdadera calidad, y se preparen (no sólo física, sino mentalmente también) para los retos que aguardan en verano, un verano que promete ser caluroso y pesado para todos quienes queremos ver a nuestra Selección siempre avante, triunfante.

Presentación

Ha sonado ya el silbatazo inicial. Los dioses del estadio entonan cánticos de apoyo al unísono. El rectángulo verde se convierte en un campo de batallas justas y fraternales. El balón se transforma en el tesoro más codiciado, en una moderna arca de la alianza que guiará a un grupo de amigos a la gloria máxima, o al tenebroso averno del olvido...


Blogs de fútbol hay muchos. Los hay de todo tipo: desde lo que se especializan en algún aspecto del juego, hasta los que cubren el tema de la manera más general y amplia posible. Este no pretende ser uno más de los miles de espacios futboleros que inundan la red; aquí se trata de la libertad. Libertad para opinar sin importar que las ideas personales contradigan a las de la masa; libertad para señalar los errores, pero también para ensalzar los aciertos; libertad para soñar, ilusionarse y recordar momentos de gloria; libertad para demostrar que, cuando se trata de un balón y una portería no existe una sola verdad universal e inobjetable, sino tantas verdades subjetivas como cabezas haya; libertad para sentir, emocionarse y dejar escapar los sentimientos cuando el caso lo amerite.


Sean pues, bienvenidos a este su blog de fútbol, un blog sin compromisos con nada ni con nadie, salvo con la objetividad, la crítica responsable y constructiva, y también con el respeto a las ideas de los demás. Este es NUESTRO blog (y por nuestro englobo a todo aquel que llegue a estas páginas), así que es hora de arrancar, porque el silbato ya ha sonado, y el balón está en juego.